Mesas de trabajo

MESAS DE TRABAJO

Las mesas de trabajo son los espacios donde se presentan los trabajos de todos aquellos que deseen participar. Si quiere participar como ponente o exhibiendo póster en alguna de las mesas de trabajo, envié su resumen antes del 30 de abril mediante el formulario de envío de resúmenes. Para ser incluido en el programa, ser ponente o exhibir póster debe pagar la inscripción al congreso. Puede consultar los objetivos de cada mesa en este enlace o más abajo en esta misma página.

Lista de mesas de trabajo y coordinadores:

  1. Sociología de la ciencia (Carlos Andrés Aristizabal, Universidad de Antioquia y Yuiruban Hernández, Universidad Nacional)
  2. Sociedad  e infancias (Ivannsan Zambrano Gutiérrez, Henry Alberto Rojas, Isabel Cristina CalderónMiguel Ángel Martínez, Mariela Rodríguez y Alexander Silva, Universidad de Antioquia)
  3. Territorio, espacio y ciudadanía (Omar Uran, Raúl Montoya, Juan Guillermo Molina, Eryka Torrejón, Universidad de Antioquia)
  4. Problemas rurales (Wilmar Lince, Universidad de Antioquia)
  5. Encuentros e imbricaciones entre el arte moderno y contemporáneo con lo político (Paola Peña, Universidad de Antioquia)
  6. La intervención social en Colombia: perspectivas sociológicas sobre los actores, las prácticas, las iniciativas y las agendas (Ana Lucía Paz, Universidad ICESI y Jefferson Jaramillo, Universidad Javeriana).
  7. Emprendimiento e innovación desde una perspectiva sociológica (Rosana Betancur Ávila y John Fernando Macías, Universidad de Antioquia).
  8. Sociología del trabajo (Juan Carlos Celis, Universidad Nacional)
  9. Culturas urbanas contemporáneas (Didier Correa, Universidad Pontificia Bolivariana)
  10. Sociología de la música en Colombia: hacia una construcción de la disciplina en Colombia (Oscar Alexander Beltrán Santos, Universidad Nacional)
  11. Sociología política (Mario Giraldo, Rafael Rubiano, Universidad de Antioquia)
  12. Sociología de los intelectuales (Rafael Rubiano, Universidad de Antioquia)
  13. Retos y perspectivas del pensamiento sociológico latinoamericano (Blas Zubiría Mutis, Universidad del Atlántico)
  14. La obra y el legado de Hugo Zemelman Merino (1932-2013) (Juan Carlos Celis, Universidad Nacional)
  15. Los múltiples actores en la reconfiguración de los estados de América Latina: diversidades y contiendas de órdenes (y desórdenes) estatales (Marta Domínguez, Universidad de Antioquia)
  16. Movimientos sociales y acción colectiva: el estado de la contienda política en Colombia. Aportes teóricos y empíricos (Carlos Andrés Charry y Marta Domínguez, Universidad de Antioquia)
  17. Sociología del cuerpo y las emociones (José Ricardo Barrero, Universidad Javeriana)
  18. Envejecimiento y sociedad (Elizabeth Gutiérrez y Julián Grandra, Universidad de Antioquia)
  19. Colombianos en el exterior: movilidades, integración y retorno (Rosa Emilia Bermúdez Rico y María Gertrudis Roa, Universidad del Valle)
  20. El giro espacial en la sociología contemporánea (Alejandro Pimienta, Ana María Carmona, Eryka Torrejón, Universidad de Antioquia)
  21. La infancia y lo social en Colombia. Prácticas e instituciones (María del Carmen Castrillón V. y José Fernando Sánchez S., Universidad del Valle)
  22. Metrópoli, subjetividades colectivas, subculturas y tribus urbanas (Omar Urán y Juan Guillermo Molina, Universidad de Antioquia)
  23. Ciudad, movimientos sociales y territorio (Luis Hernando Gómez Ospina, Universidad Pontificia Bolivariana)
  24. Teoría crítica y pensamiento crítico latinoamericano (Martha Elena Grajales Usuga, Hander Andrés Henao, Andrés Mauricio Soto T, Universidad de Antioquia)
  25. Pensamiento crítico latinoamericano y ciencias sociales en América Latina. (Jaime Rafael Nieto López. Semillero GEMA: Grupo de Estudio Marx y América latina, Universidad de Antioquia)
  26. Teorías sociológicas clásicas y contemporáneas (Andrés Londoño, Rafael Rubiano, Universidad de Antioquia)
  27. Sociología de la experiencia moderna (Einer Mosquera, Universidad de Antioquia y Lorena Cervantes, UNAM-México)
  28. Conflicto, guerra y paz en Colombia. (Marco Antonio Vélez Vélez, Jaime Rafael Nieto López, Luis Javier Robledo Ruíz, Gerardo Vásquez Arenas, Jorge Eduardo Suárez, Universidad de Antioquia)
  29. Investigación formativa, cultura de la investigación y metodologías de investigación en Ciencias Sociales (Rommel Cabrera Sosa, Universidad de Antioquia)
  30. Herbert Marcuse. Teoría Crítica de la Sociedad (Escuela de Frankfurt) y Sociología (Federico Vélez Vélez, Universidad de Antioquia)

Objetivos y explicación de cada mesa de trabajo:

1. Sociología de la Ciencia

Carlos Andrés Aristizábal, Universidad de Antioquia y Yuiruban Hernández, Universidad Nacional

Objetivo: Reflexionar sobre los diferentes debates metodológicos y teóricos sobre la ciencia y su influencia en la sociedad.

La sociología de la ciencia ha sido un campo de estudio que ha aportado a la reflexiones entre ciencia y sociedad, con ello ha sido escenario de los debates de la sociedad occidental, de las prácticas y la problemas que se constituyen. Al mismo tiempo ha promovido la comprensión de las diferentes situaciones sociales que les ha demandado a los países, la incorporación de la ciencia como una de sus pilares ecónomos y de desarrollo social.
Hoy Colombia, es un país en el cual la ciencia se ha ubicado en la agenda de la política pública, como factor determinante, es por ello que el debate desde la sociología sobre como comprender las problemáticas y situaciones que emergen, es de total pertinencia.  De tal manera, reflexionar sobre las metodologías de estudio y los conceptos que se han desarrollado desde la teoría tanto clásica como contemporánea aportan a tal fin.

2. Sociedad e infancias

Ivannsan Zambrano Gutiérrez, Henry Alberto Rojas, Isabel Cristina Calderón, Miguel Ángel Martínez, Mariela Rodríguez y Alexander Silva. Universidad de Antioquia

Temática: ¿el niño como actor social?

Objetivo: Disponer un escenario colectivo donde la idea de infancia –o infancias- como constructor activo de sociedad, como participante activo en ella, se vea sumergida en diálogos críticos que habiliten problematizar, debatir y enriquecer a ésta.

En el clima intelectual contemporáneo la idea de infancia como actor social, como hacedor de vida, como colectivo social que desborda la mera socialización a la que años y años de investigación social la han sometido, cobra fuerza. La infancia hoy, es recreada e  imaginada como un colectivo con tendencia a la autonomía, capaz de participar activamente en el escenario social y político, esto es, haciendo parte e incidiendo en las decisiones que se toman en una comunidad, una ciudad o un país (Trilla & Novella, 2001). La infancia es señalada como un actor social en relación horizontal con el mundo adulto, como un colectivo que si bien, se encuentra “doblegado a instituciones sociales”, es también un constructor activo de ellas.

En una perspectiva crítica no se habla de una infancia, sino de las infancias, queriendo con ello no sólo reconocer la diversidad de infancias —dando lugar a grupos poblacionales que no se corresponden con la idea moderna y hegemónica de infancia, por ejemplo los niños en situación de calle o la niñez indígena— sino visibilizar cómo negar esa diversidad sosteniendo el singular infancia, potencia la continuidad de una idea hegemónica de infancia adscrita a la modernidad capitalista.

Las discusiones en torno a la infancia han propiciado un conjunto de ideas y reflexiones que han posibilitado la emergencia de un campo de estudios sobre la infancia, un campo donde se entrecruzan enfoques, conceptos, programas de investigación y perspectivas de análisis (Bustelo, 2005) allí desfilan perspectivas teóricas como la sociología de la infancia, entendida como una subdisciplina (Gaitán Muñoz, 2006) e incluso como “un campo de estudios sociológicos formalmente constituido” (Sarmentó & Cássia Marchi, 2008), escenario que tiene como merito considerar la infancia como una construcción social (Pavez soto, 2012)  o actores sociales concretos (Sarmentó & Cássia Marchi, 2008), un colectivo social que  está en construcción constantemente.

3.  Territorio, espacio y ciudadanía.

Omar Urán, Raúl Montoya, Juan Guillermo Molina, Eryka Torrejón. Universidad de Antioquia

Objetivo: Intercambiar experiencias y procesos de investigación formativa alrededor de los aportes de la teoría urbana.

En su desarrollo conceptual, la teoría sociológica urbana ha servido de base para el desarrollo de estudios empíricos, investigaciones y aportes contemporáneos donde el centro de indagación y exploración es el territorio, el espacio y la construcción y reconfiguración de las ciudadanías.

De esta manera, en los aportes clásicos y contemporáneos se encuentra el legado de la teoría urbana, donde ésta ha mantenido vigencia a partir de su incursión en otras áreas de la ciencia, por ello, al establecer el núcleo temático  Territorio, Espacio y Ciudadanía se está reconociendo y valorando la teoría sociológica urbana en su dimensión interdisciplinar, universal y contemporánea a la vez que, se explora las diferentes escuelas y autores que han posibilitado la profundización y especialización de estos componentes en la vida y la acción social.

El territorio es considerado de esta manera, un elemento vernáculo para la investigación ya que se enfoca en la relación de poder de los grupos sociales con su entorno, sea éste construido o natural; a la vez de explorar las relaciones de poder que se tejen bajo variables espacio temporales reconfiguradas por los diferentes actores sociales.

A partir de ésta estrecha relación entre territorio y actores sociales se ha desprendido en diversos contextos académicos, el interés por el análisis de la construcción de ciudadanías siendo éstas, materia prima para el quehacer de la sociología y la cual cuenta con un extenso inventario de alcances locales e internacionales, los cuáles dan cuenta de la preeminencia de este tema en las ciencias sociales y en otras ciencias afines como la arquitectura, la política, la literatura y las artes.

4. Problemas rurales

Wilmar Lince. Universidad de Antioquia

El origen de la sociología en Colombia, como disciplina formal dentro de las universidades del país en la década del 60 del siglo XX, está plegado indefectiblemente a los asuntos rurales como escenarios de estudio y problemas de investigación. Puede afirmarse, sin lugar a la equivocación, que la sociología en Colombia se institucionaliza como oficio y profesión a través de los estudios rurales que en su momento realizará Orlando Fals Borda (véase, por ejemplo, el texto Campesinos de Los Andes) y la incursión de los primeros sociólogos en orientaciones de orden técnico a las políticas agrarias –desde el Estado- de la época en cuestión.

Sin embargo, también es cierto que en las últimas décadas, los problemas rurales no han estado en el primer orden de interés de la sociología en Colombia, y otras disciplinas (la antropología, la economía, incluso la salud pública) han venido a ocupar, de cierta manera, la vacante dejada por la “invención de Comte”.

Por lo tanto la mesa propone que desde la sociología y otras disciplinas se formulen miradas a un área del saber y a un sector de la sociedad que, cada vez con mayor fuerza, manifiesta y agudiza sus contradicciones a través de decisiones y políticas de Estado con implicaciones nacionales e internacionales, masivas movilizaciones, tomas y marchas campesinas –inclusive indígenas-, espacios de deliberación académica, opiniones y perspectivas en medios de comunicación masiva, entre otras. También implica invitar a la reflexión sociológica en torno a la ruralidad más allá de las relaciones económicas en sí y de las actividades productivas per se. No es esto, valga aclarar, una invitación a romper investigativamente con la base económica de las relaciones sociales en condición de ruralidad, sino más bien a indagar por la vida no estrictamente económica (lo cotidiano, lo cultural, lo político) como componente clave para comprender las lógicas y estructuras de los problemas rurales, vistas también desde la perspectiva campesina.

En síntesis, la Mesa de Problemas Rurales es una invitación abierta a entrarle con fuerza y rigor sociológico a diferentes fenómenos y situaciones que se vivencian en este campo del saber y la vida social; es una invitación a que, en Colombia, la sociología vuelva, una vez más, a poner su mirada, su imaginación, su ciencia, al servicio de los problemas rurales.

5. Encuentros e imbricaciones entre el arte moderno y contemporáneo con lo político

Paola Peña, Universidad de Antioquia

ObjetivoGenerar diálogos transdisciplinarios en torno a las indisolubles relaciones que el arte moderno y contemporáneo ha tenido con lo político.

El arte a lo largo de la historia ha servido a múltiples propósitos “al poder en todas sus formas y variedades, a todos los deseos y a todas las necesidades humanas e inhumanas. Pero también ha servido al conocimiento, a la justicia y hasta a la felicidad, (…) ha desempeñado diversas funciones emancipatorias y racionales” (Vilar, 2007, [en línea]). El arte también, se ha asociado a lo turbador, a lo nuevo, al desorden, a la vanguardia, es decir, se ha vinculado siempre con el cambio social. De allí, justamente, que podamos afirmar que el arte ha sido y sigue siendo una forma fundamental de pensar el mundo, pues siempre ha estado profundamente vinculado a las transformaciones de las mentalidades y de las necesidades materiales de cada época. En definitiva, el arte siempre está implicado en lo social. Por lo mismo, la pregunta por el arte, en esta perspectiva de análisis implica su contexto histórico. El arte no es comprensible sin su historización y, con esto último no nos referimos a una periodización histórica, sino a su comprensión en el devenir histórico.

El estudio del arte y sus relaciones con otros ámbitos de lo social —como el político— ha suscitado siempre álgidos debates, no sólo en el ámbito de la crítica y la historiografía del arte sino también desde la sociología. Ésta siempre mostró la necesidad de entender las prácticas artísticas en conexión con los procesos sociales y los aportes de esta disciplina han sido significativos. Solo por mencionar dos ejemplos piénsese en los ya clásicos trabajos de Pierre Bourdieu sobre el campo artístico o los análisis de Howard S. Becker acerca de los mundos del arte. Sin embargo, hoy los usos sociales del arte van mucho más allá de lo que se ha llamado campo artístico. Las profundas transformaciones en los campos de la economía y la cultura, donde el trabajo y las identidades flexibles han generado una serie de cambios en las prácticas artísticas, sumado al giro antropológico del arte, ha implicado, en primer lugar, el replanteamiento de la noción misma de Arte, y en segundo lugar, al papel del artista en el mercado de bienes simbólicos, esto es, al tránsito del artista como creador, al artista como gestor. De allí que, al arte hoy se le pida incluso que supla el espacio dejado por la política y realice las funciones que Estado no ha sido capaz.

En este complejo y cambiante contexto es pertinente preguntarnos cómo podemos desde las ciencias sociales y humanas en general y, desde la sociología, en particular, pensar las relaciones e imbricaciones entre las transformaciones sociales y artísticas en el periodo moderno y contemporáneo. ¿Puede o ha podido el arte que ha querido ser explícitamente crítico incidir en la vida? ¿Cómo podemos pensar las estrategias críticas del arte moderno y contemporáneo? ¿Cómo la sociología y las demás ciencias sociales pueden aportar a comprender las prácticas artísticas? o tal como lo formula Nathalie Heinich ¿qué le aporta el arte a la sociología y las ciencias sociales?

6. La intervención social en Colombia: perspectivas sociológicas sobre los actores, las prácticas, las iniciativas y las agendas.

Ana Lucía Paz, Universidad ICESI y Jefferson Jaramillo, Universidad Javeriana

La intervención social es un terreno complejo por varias razones: porque ha sido un campo de acción de diversas disciplinas que poco dialogan entre sí, porque hay amplia acción sobre lo social pero escasa reflexión conceptual sobre ello;  porque trabajan en ella actores y sectores de diversos órdenes  y con disímiles intereses lo que la convierte en un campo de debate político y estratégico colmado de tensiones; porque puede ser entendido como un disímil grupo de prácticas y agendas muy diversas que configuran, a su paso, un escenario de potencial transformación social que es  lo que denominamos intervención.

Los actores de la intervención -quienes determinan las prácticas y a su vez son determinados por ellas-, al mismo tiempo designan situaciones problemáticas, definen zonas de injerencia, montos y modos de la acción; además perfilan actores y sectores sociales susceptibles de ser intervenidos, y generalmente establecen las maneras en que se atienden las situaciones que consideran objetos de intervención e  incluso, determinan los modos en que se construye al otro en tanto marginal, vulnerable, excluido u objeto de intervención.

Son entonces un actor poderoso que se relaciona desigualmente con actores intervenidos a los que pretenden atender a través de instituciones que, como el Estado y la sociedad civil, se encuentran, conflictivamente, en medio de planes de transformación o contención de la cuestión social. Todo ello lo realizan entre modelos y marcos teóricos que, de fondo, también constituyen formas de dominación y apuestas políticas. Estamos hablando de actores organizados que desarrollan modos particulares de pensar y actuar sobre viejos y nuevos problemas sociales.

La academia, si bien no es el agente central de la intervención, cada vez participa con más fuerza en proyectos y procesos de transformación social y atiende lo que es un importante campo de acción del egresado de Sociología y otras ciencias sociales. Esto obliga, a nuestro modo de ver, a construir la intervención como un campo de estudio y como un tema de interés para la reflexión sobre la acción en lo social. Es importante, además, integrar a las reflexiones académicas a las diversas instancias gubernamentales y no gubernamentales desde donde se define la intervención social para reconocerla, valorarla, acompañar y apoyar procesos que, en general están desprovistos del respaldo académico y que en no pocas ocasiones, incluso entran en conflicto.

Problematizar la intervención permite pensar y reconocer temas claves como: la transformación de los estados de bienestar, prácticamente inexistentes en nuestro contexto; los procesos de transformación y consolidación de prácticas históricas como la filantropía y la asistencia social; las relaciones problemáticas entre cooperación internacional e intervenciones locales en contextos de conflicto y de violencias; además de los desafíos políticos y éticos inherentes a estas acciones. Por último, la intervención también interroga a las ciencias sociales sobre sus funciones en la generación del conocimiento y en la formación de profesionales que terminan, en la mayoría de los casos incorporados laboralmente por las dinámicas de mercado, en este tipo de procesos para los que son escasamente formados.

Por eso, esta mesa propone, en el marco del XI Congreso Nacional de Sociología, un espacio para que sociólogos y profesionales de otras ciencias sociales en dialogo con la sociología y vinculados a Organizaciones de la sociedad civil, organismos del Estado, empresas del sector público y privado, agencias de cooperación y academia discutan reflexivamente las implicaciones de este quehacer en contextos como el colombiano, así como  los desafíos que se le plantean a la disciplina hoy en torno  a los actores, las prácticas, las iniciativas y las agendas de intervención.

7. Emprendimiento e innovación desde una perspectiva sociológica

Rosana Betancur Ávila y John Fernando Macías, Universidad de Antioquia

En la actualidad las relaciones entre el emprendimiento y la innovación como procesos y prácticas sociales ha sido poco estudiado desde la Sociología. En Colombia se han convertido en temas emergentes que académicamente apenas comienzan a consolidarse en los últimos años y hoy existen pocas investigaciones desde áreas diferentes a la Administración o la Economía que hayan documentado los entramados sociales, acciones sociales y procesos de subjetividad en relación con el emprendimiento y la innovación. Se trata de procesos sociales que pueden ser abordados de manera multidisplinar, por lo que ahondar en dichos elementos y reconocer los elementos que la Sociología propone resulta de interés general.

En la opinión pública aún predominan confusiones sobre estos procesos sociales, por ejemplo emprendimiento suele confundirse como empresarismo e innovación se suele asociar con procesos netamente empresariales. En ambos casos, las acepciones de emprendimiento e innovación son mucho más amplias y hoy se pueden asumir como opciones que pueden incorporarse en las agendas públicas y en los planes de desarrollo, como una estrategia para alentar el desarrollo social y económico. Por tanto, la academia tiene la misión importante de contribuir con reflexiones desde la investigación teórica y aplicada para dilucidar los procesos de emprendimiento e innovación con miras a la valorización de los recursos locales, el interés colectivo, la asociatividad y la democratización.

La mesa “Emprendimiento e innovación desde una perspectiva sociológica” tiene el interés de visibilizar las redes de cooperación para el emprendimiento e innovación a nivel nacional a partir de  una mirada  sociológica, analizando el ecosistema de emprendimiento e innovación como coyuntura  en el país. Con esto se pretende reconocer actores, instituciones y procesos que conforman ese ecosistema en Colombia, ello facilita la conformación de redes de interés frente al tema y/o fortalecer los estudios académicos que le apunte al emprendimiento y la innovación como un foco de estudio sociológico.

Objetivo: Presentar resultados de estudios aplicados, investigaciones teóricas y reflexiones académicas que aporten a la construcción de una perspectiva sociológica frente al tema del emprendimiento y la innovación en Colombia.

8. Sociología del trabajo

Juan Carlos Celis, Universidad Nacional

La sociología del trabajo en América Latina cumple en 2013 20 años de haber constituido la Asociación Latinoamericana de Sociología del Trabajo (ALAST) en el Congreso que se realizará en México en 1993, coincidiendo con esta conmemoración se realizó en Sao Pablo el VII Congreso de ALAST, quedando demostrada la continuidad y también la madures de esta subdisiplina, que en Colombia se nuclea alrededor de la Red de Estudios del Trabajo, que ha tenido desde la década de 1970 a importantes sociólogos como sus pioneros e impulsores, dentro de los que vale destacar a Alberto Mayor Mora, Anita Weiss, Fernando Urrea, Julio Puig, que han sentado las bases problematizadoras y conceptuales de este campo de investigación de la realidad colombiana, aportando conceptos como el de paternalismo de las relaciones laborales, diversidad de relaciones laborales y atipicidad frente a los corporativismos latinoamericanos, creando líneas de investigación en reestructuración productiva, industrialización y desindustrialización, migraciones laborales, las complejas relaciones entre género y trabajo, etnia y trabajo, y conectándolos con los estudios sobre clases sociales. Con ellos y siguiendo sus líneas y trazando nuevas, se ha venido formando nuevas generaciones de investigadores que vienen articulando distintas investigaciones a nivel nacional conectándose con redes a nivel internacional, renovando líneas de investigación y generando nuevas como trabajo y afecto, trabajo atípico, entre otras. Por esto es de vital importancia que en este congreso se den cita los estudiosos del trabajo para seguir fortaleciendo esta comunidad académica.

9. Culturas urbanas contemporáneas

Didier Correa, Universidad Pontificia Bolivariana

Hay una sociología que se pregunta desde diferentes rincones por la cultura y lo ha hecho en el horizonte de por lo menos tres escenarios, como reconoce el sociólogo británico Raymond Williams. En su texto Culture (1981) Williams registra los siguientes ámbitos como eventuales formas a través de las cuales es posible la elucidación de fenómenos culturales en la sociedad: a) un estado del desarrollo de la mente de los individuos; b) los procesos de tal desarrollo; y c) los medios (de expresión) de estos procesos. En términos generales, estos tres campos de la Cultura expuestos por Williams encierran las dimensiones capitales de la expresión de los individuos en el encuentro con sí mismos, con el otro y con los demás. Así pues, es difícil que algo propiamente humano, si se da por cultural, desborde este marco que dibuja Williams. Sin embargo, la inconmensurabilidad de este marco de la cultura ha generado justamente la necesidad, podría decirse, de una especialización de la mirada que se levanta hacia los fenómenos culturales de acuerdo con la división del trabajo intelectual, hecho connatural a los procesos de cambio social. Como ha ocurrido antes, en la actualidad surge un reto que enfrenta los discursos sociológicos con formas cada vez más específicas a través de las cuales los problemas de la cultura se manifiestan; determinar cuáles son los canales y sus modos de aparecer en la sociedad, es la tarea de una sociología que busque indagar, desde distintas ópticas, acerca de la Cultura y sus determinantes fenoménicos en las sociedades actuales.

Objetivo: Disponer un escenario de exposición, discusión y crítica de trabajos que, en los ámbitos académicos y profesionales de la sociología, se interroguen por las formas de expresión de la cultura y sus ensambles sociales en Colombia, sobre la base de una solidez teórica y metodológica.

Líneas temáticas: Sociología de las formas artísticas, sociología de la moda, estética sociológica, sociología de la imagen, sociología de la publicidad, sociología del diseño, sociología de los objetos, sociología de la arquitectura, sociología de la fotografía, sociología del cine, etc.

10. Sociología de la música en Colombia: Hacia una construcción de la disciplina en Colombia

Oscar Alexander Beltrán Santos, Universidad Nacional

Objetivo: Visibilizar trabajos sociológicos cuyo objeto de estudio atraviese frontal, o de modo transversal de manera relevante, cualquier fenómeno estético sonoro del presente o del pasado.

La intención de una sociología de la música, como disciplina interdependiente de la sociología, la antropología e incluso la musicología, se erige en la necesidad de diferenciar los diversos enfoques con los que se enfrenta un sociólogo (a) al representar o identificar elementos de las diversas construcciones de lo real.

La música, como producto humanamente organizado (Blacking, 2003) atraviesa diversos temas de amplio interés sociológico: la construcción de categorías como mainstream, público, consumo, estética, y muchas otras más, tienen implícitas tensiones sociales dialécticas que pueden ser perfectamente abordadas desde la teoría sociológica clásica, relaciones estructurales y funcionales también se ven inmersas en estas temáticas. Una sociología de la música dedicada a comprender y analizar la música como hecho social es perentoria, porque no es una extensión de la sociología del consumo ni de la sociología de la cultura o de las artes, en sí misma, la investigación musical tiene un objetos y métodos particulares que afortunadamente, han sido tenidos en cuenta en diversas monografías de grado y ejercicios de clase en los diferentes centros donde existe el pregrado de sociología en Colombia.

Con todo, se pretende seleccionar trabajos sociológicos cuya temática o pregunta inicial o de curso, sea relacionada con algún fenómeno estético sonoro, puede ser comparativo, crítico, teórico o emparentado a la musicología, sin olvidar un enfoque sociológico en tanto a su bibliografía, como sus objetos de estudio y métodos.

11. Sociología política

Mario Giraldo, Rafael Rubiano, Universidad de Antioquia

La sociología política ha constituido un campo de investigación que no ha estado exento de polémicas y de debates al interior de la sociología. Desde los clásicos a los contemporáneos, y en la teoría sociológica como en la investigación empírica se han intentado construir sus fronteras y definir sus peculiaridades.

El interés por los fenómenos políticos ha estado presente en los pensadores clásicos de la sociología de A. Comte a M. Weber, de T. Parsons a Ch. W. Mills, entre muchos otros. Así también en algunos de los sociólogos contemporáneos, de R. Michels a G. Mosca, de A. Giddens a P. Bourdieu. Sin embargo, como escenario de enseñanza y aprendizaje la sociología política se transmite reducida a la historia política o a la ciencia política, o de otro modo, se limita a algunos temas y problemas que se han vuelto recurrentes e incluso dominantes, el de los partidos políticos, las ideologías, las elecciones, la formación del Estado, la nación, la ciudadanía y la violencia como los únicos predilectos.

Objetivos: El propósito de la mesa consiste en abrir un contexto de discusión sobre las condiciones propiamente sociológicas de la sociología política y sus alcances y realizaciones en el contexto colombiano. El objetivo es debatir lo que hace que la sociología política sea un campo de estudio e investigación principal de la formación y de la enseñanza de la sociología clásica y contemporánea, tratando de discutir sus características como sus elementos propios y específicos. La idea de la mesa es recibir propuesta que se orienten a la reflexión y el análisis de lo que constituye la sociología política y de lo que se considera la esencia de las relaciones entre el estudio de la sociedad y la política.

12. Sociología de los intelectuales

Rafael Rubiano, Universidad de Antioquia

Como campo de investigación y de producción teórica, la sociología de los intelectuales cuenta con una tradición sólida en Estados Unidos y en Europa. Hasta hace unas décadas igualmente ha cobrado interés en Latinoamérica y de modo muy débil en Colombia. A lo largo del siglo XX, el interés por la función y la incidencia de los intelectuales ha sido objeto de investigación en diversas geografías y contextos culturales. No obstante, los contornos, las propiedades, los límites y las fronteras que hacen de la sociología de los intelectuales un campo de reflexión teórica y de investigación empírica están por ser debatidos y por ser analizados.

La historia ha constituido su base epistemológica preponderante y se ha concebido que la sociología de los intelectuales se reduce a la realización de biografías o cuando no a la reconstrucción de las ideas o las corrientes ideológicas como sus elementos primordiales. Sin embargo, resulta pertinente debatir qué tanto ha crecido el campo, qué condiciones le han permitido su evolución y si como escenario de estudio e investigación ha cobrado autonomía e independencia como saber dentro de la formación sociológica.

El objetivo de la mesa se centra en el debate y la discusión de la importancia o influencia que ha tomado la sociología de los intelectuales para la formación y enseñanza de la sociología. Se busca reflexionar sobre sus condiciones teóricas, epistemológicas, metodológicas y de investigación empírica. Uno de los fundamentos de la propuesta es analizar en qué medida la sociología de los intelectuales ha ganado un espacio de interés y de atracción en la sociología colombiana e incluso en la sociología latinoamericana, tratando de observar sus peculiaridades y sus características específicas.

13. Retos y perspectivas del pensamiento sociológico latinoamericano

Blas Zubiría Mutis, Universidad del Atlántico.

El objetivo de establecer diálogos críticos y redes de cooperación como lo señala el XI Congreso Colombiano de Sociología nos abre la posibilidad de intercambiar ideas acerca de los retos y las perspectivas del pensamiento sociológico latinoamericano y sus diálogos interdisciplinares. La mesa procura una reflexión sobre la producción histórica de la sociología latinoamericana como disciplina, sus desarrollos teóricos, sus enfoques epistemológicos, sus temas centrales de abordaje, así como una reflexión sobre los retos que enfrenta la sociología latinoamericana actual y las perspectivas futuras que pueden enriquecer el debate: ¿qué vigencia tiene el pensamiento de nuestros autores clásicos (un Pablo González Casanova, un Florestán Fernandez, un Anibal Quijano, un Fals Borda)? ¿Qué dialogo interdisciplinar está adelantando la sociología (con la historia, con la filosofía, con la economía o con las otras ciencias que no caen en el ámbito de lo social)? ¿Qué desafíos teóricos enfrenta la sociología para abordar la complejidad del mundo latinoamericano y el mundo en general? ¿Qué posibilidades de diálogos y de redes de interacción para reflexionar la producción sociológica de diversas áreas de América Latina y el Caribe, como la anglófona o la francófona? ¿Cuál es el estado actual y la perspectiva futura del proceso de institucionalización y profesionalización de la sociología en América Latina?

14. La obra y el legado de Hugo Zemelman Merino (1932-2013)

Juan Carlos Celis, Universidad Nacional

Hugo Zemelman fue un sociólogo chileno, profesor de la Universidad de Chile en la década de 1960 hasta 1973, exilado desde entonces en México fue profesor del Colegio de México, Flacso, la UNAM, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y fundador del Instituto de Pensamiento y Cultura en América Latina.  En dichas instituciones desarrollo una fecunda actividad investigativa en los campos de la sociología rural, la sociología política y sobre todo la reflexión epistémica sobre las ciencias sociales en América Latina, generando propuestas como la del uso crítico de la teoría, el pensamiento categorial o epistémico, y la metodología de la reconstrucción articulada, que se involucra con los debates contemporáneos de la filosofía de la ciencia, la teoría sociología en perspectiva interdisciplinaria, desde la perspectiva del pensamiento crítico latinoamericano, que busca un dialogo con los desarrollos de las ciencias sociales internacionales, para plantearse problemáticas desde la historicidad latinoamericana, para darle salidas investigativas y teóricas apropiadas a nuestras realidades y a los proyectos construidos desde los sujetos del subcontinente.  Por esto, conocedores de la acogida que entre la comunidad de la sociología y las ciencias sociales colombianas y latinoamericanas ha tenido la obra de Zemelman, buscamos recibir reflexiones sobre su obra o inspirada en sus propuestas epistémicas y metodológicas.

15. Los múltiples actores en las reconfiguración de los estados de América Latina: diversidades y contiendas de órdenes (y desórdenes) estatales

Marta Domínguez. Universidad de Antioquia

Esta mesa propone una discusión sobre las tendencias recientes en la investigación sobre el Estado en América Latina, donde el énfasis se ha puesto en la multiplicidad de actores que “participan” en las contiendas que dan forma a los órdenes (y desordenes) estatales. El énfasis en “múltiples actores” busca desdibujar las divisiones tajantes entre estado y sociedad, poniendo en evidencia la dificultad para conceptualizar desde una única perspectiva el papel de funcionarios, académicos, activistas y otros actores sociales, en los procesos de formación del estado. La participación en el proceso de formación de Estado se entiende entonces de manera amplia, incluyendo desde las contiendas más evidentes y formalizadas por el poder (procesos insurgentes, contiendas electorales etc.) como las formas más cotidianas de ejecución y resistencia a los procesos de intervención estatal y establecimiento de un orden social.

Transformaciones recientes en América Latina, a partir de la década de 1980, han implicado una incorporación generalizada del lenguaje de la participación ciudadana, que ha ido de la mano, de manera aparentemente paradójica, con la profundización de las políticas neoliberales.  La “popularización” de los discursos y mecanismos para promover la participación, si bien debe pensarse de manera crítica, por sus implicaciones en los procesos de cooptación y de ordenamiento de la población, también debe indagar por la apertura de espacios de contienda que implican desarrollos sociales y políticos impredecibles y que escapan los esfuerzos de contención estatal.

En esta mesa nos proponemos mirar estos espacios de contienda y sus implicaciones en las relaciones Estado/Sociedad en América Latina. El objetivo, es presentar resultados de investigaciones recientes en las cuales se analiza e historiza la relación entre estado y sociedad en América Latina. Se propone hacer un énfasis especial en discusiones metodológicas, ya que en estos temas de investigación se presenta una amplísima variedad de aproximaciones y métodos que van desde estudios de caso de corte etnográfico y análisis de fuentes documental y de archivo hasta grandes comparaciones que implican miradas más macro a los procesos de formación del Estado. Hay una intención explícita por proponer entonces un debate sobre “el problema de las escalas de análisis”, los métodos de investigación, y la construcción de datos en el estudio del Estado.

16. Movimientos sociales y acción colectiva, el estado de la contienda política en Colombia: aportes teóricos y empíricos

Carlos Andrés Charry y Marta Domínguez, Universidad de Antioquia

Luego de haberse cumplido más de una década de la publicación del libro Dynamics of Contention de Charles Tilly, Doug McAdam y Sidney Tarrow (Cambridge University Press, 2001, editado en español por la Editorial Hacer de Barcelona en 2005),  en el cual se expuso una innovadora y revolucionaria  manera de comprender los movimientos sociales y los procesos de cambio social y político; libro que se inspiró en dos presupuestos fundamentales: i) superar el viejo paradigma o  “agenda clásica” de análisis de la acción colectiva y los movimientos sociales, presentando un nuevo programa de estudios; y ii) eliminar las fronteras artificiales entre fenómenos y terrenos de estudio en el campo de la política institucional versus la no-institucional, aportando un modelo para comprender tales fenómenos de manera unificada, resulta necesario  evaluar los alcances logrados en nuestro país de dicho modelo o agenda de análisis, así como establecer un estado del arte que dé cuenta del panorama actual de los movimientos sociales y las acciones colectivas.

De esta manera esta mesa de trabajo espera recibir aportes de investigaciones realizadas o en curso, de estudiantes de pregrado y/o posgrados, en donde se hagan aportes y/o reflexiones que aporten a la comprensión “teórica”, que den cuenta de la recepción y crítica sobre las diferentes vertientes de análisis de los movimientos sociales, así como desarrollos “empíricos” que apliquen alguna o varios enfoques de análisis.

Inicialmente, se plantea que el cierre de la mesa de trabajo cuente con la participación de dos expertos nacionales en la materia, que, a modo de debate, logren hacer un estado de la cuestión en Colombia, mesa que estaría moderada por el coordinador y proponente de la mesa.

17. Sociología del cuerpo y de las emociones

José Ricardo Barrero Tapias. Universidad Javeriana

Objetivos:
1.      Hacer visibles los esfuerzos investigativos y de producción intelectual alrededor del tema del cuerpo y las emociones.
2.      Hacer un balance temático, de enfoques y problemas en el tema del cuerpo y las emociones.
3.      Crear vínculos entre las personas e instituciones que hacen investigación en las temáticas del cuerpo y las emociones.
4.      Promover la creación de una comunidad académica de ciencias sociales en Colombia alrededor del tema del cuerpo y las emociones mediante el encuentro y socialización de los productos de investigación.

La sociología del siglo XIX hizo un gran esfuerzo de diferenciación frente a las demás disciplinas, para el caso cabe destacar la distinción de la psicología. Así, por varias décadas se marcó la distinción entre lo objetivo y lo subjetivo, el individuo y la sociedad, las emociones y la razón. Hasta el punto que los individuos fueron relegados de la sociología y con ellos su cuerpo, su experiencia, su biografía.

Desde hace por lo menos tres décadas en la sociología de Europa y de Estados Unidos se implementan investigaciones sobre el cuerpo y las emociones. De manera más reciente en América Latina,  de manera más destacada en México, Brasil y Argentina. En Colombia no se ha hecho visible la creciente labor de las recientes generaciones de sociólogos(as) y de otros con mayor trayectoria profesional que desde las Universidades están impulsando el tema.

Los estudios sociológicos sobre el cuerpo y las emociones observan que éste es configurado por los procesos sociales y que a la vez es campo de tensiones de creencias, ideologías y lenguaje. Por otro lado, las emociones han sido incorporadas a la investigación como expresiones de vínculos sociales mediados por las dimensiones cognitivas y éticas, incorporadas en las vivencias y significadas por la experiencia.

La tendencia de los estudios sobre cuerpo y emociones tiende en lo teórico a perspectivas transdisciplinares de la sociología, la antropología y la psicología, principalmente. En lo metodológico, privilegia los estudios de observación, observación participante, análisis de lenguaje y de las narraciones de los participantes de los estudios. Por último, los temas son principalmente sobre la imagen del cuerpo, el cuerpo como texto, la salud, las prácticas de autocuidado, la alimentación y la sexualidad.

Al parecer, el interés por el cuerpo y las emociones es motivado principalmente por: a) los giros que en teoría social se han impulsado desde los contemporáneos desarrollos teóricos que pretenden superar los dualismos clásicos, b) por la insuficiente comprensión que las teorías de los procesos y las estructuras ofrecen para la comprensión de la acción, c) la ideología individualista que tomó al mundo ha dado forma a una fuerte tendencia del estudio de lo que algunos  llaman “las subjetividades”.

Por tales motivos, se hace imperioso para el campo de la sociología en Colombia conocer los desarrollos temáticos, metodológicos y problemáticos que se están dando alrededor del cuerpo y las emociones.

18. Envejecimiento y sociedad

Elizabeth Gutiérrez y Julián Gandra, Universidad de Antioquia

El envejecimiento poblacional se ha venido convirtiendo en un asunto preocupante para todos los países del mundo. La transición demográfica en el que está creciendo la expectativa de vida la situación tenderá a aumentar las demandas económicas, políticas, sociales y culturales de esta población. Las explicaciones pueden ser diversas. Debido a la disminución de la mortalidad, el control de enfermedades infecciosas y parasitarias, los descensos de las tasas de fecundidad, la migración de personas mayores son características que se convierten en potenciadores del proceso; qué más allá de ser condicionantes, se insertan dentro de las dinámicas de las sociedades. En efecto nos encontramos en una época donde son necesarias las reflexiones y alternativas que permitan una mejor calidad de vida, un envejecimiento activo, donde las personas mayores sean partícipes de manera integral en la sociedad, pues más de la mitad de personas en el mundo seremos viejas en menos de cincuenta años.

De ahí que desde diferentes disciplinas como medicina, economía, psicología, antropología, demografía, sociología, entre otras, estén abordando dicha temática, ofreciendo pistas para comprender el cambio social que vienen experimentado las personas mayores en  todas las dimensiones  sociales que los involucran.

No obstante la sociología, por lo menos en Colombia aún no responde a la temática. Si bien muchas de las vivencias y percepciones sobre la vejez se encuentran cargadas de mitos y prejuicios, dolencias y enfermedades, hoy ésta no puede ser un problema explicado desde el ámbito de lo biológico o físico, sino que debe tomarse como una construcción social con diferentes valorizaciones dentro de cada sistema organizativo. Y justamente allí cobra sentido el análisis sociológico. De ahí que la importancia de esta mesa radique en dar una discusión frente a los nuevos contextos sociales por los que atravesamos al irnos sumiendo en una sociedad envejecida. Donde la forma de afrontar el objeto, la cuestión ética, la participación, la política sean temas por los cuales se discurra, se investigue y finalmente se reflexione.

Ejes Temáticos: Teorías del envejecimiento, discusiones necesarias; Transiciones demográficas; Nuevos escenarios del envejecimiento; Envejecimiento y calidad de vida; El sistema de pensiones y el envejecimiento de la población; Adulto mayor y participación política; Representaciones sociales de la vejez; Derechos Humanos y envejecimiento; La familia frente a la vejez; Políticas públicas y envejecimiento; Relaciones intergeneracionales; Salud; Pobreza; Movimientos sociales en la vejez; El trabajo y el envejecimiento.

19. Colombianos en el exterior: movilidades, integración y retorno.

Rosa Emilia Bermúdez Rico y María Gertrudis Roa, Universidad del Valle

Una importante proporción de la población colombiana ha emigrado en las últimas décadas y ha constituido significativos stocks de inmigrantes en las diversas sociedades de destino. Un sinnúmero de procesos que se han presentado en la sociedad colombiana explican el importante auge en los flujos migratorios recientes y han suscitado una amplia discusión acerca de su carácter, posibilidades e implicaciones sin que aun tengamos un conocimiento profundo de este fenómeno social. Esta mesa se propone discutir las diversas dimensiones que caracterizan la población colombiana en el exterior en el contexto de la actual globalización y discutir la singularidad de su movilidad, los procesos de integración en las sociedades de destino y los desafíos que enfrentan a su retorno al país en el marco de las actuales dinámicas migratorias internacionales. Las ponencias presentadas y discutidas en esta mesa se proponen aportar en avanzar en esta dirección.

20. El giro espacial en la sociología contemporánea

Alejandro Pimienta, Ana María Carmona, Eryka Torrejón, Universidad de Antioquia

Objetivo: Intercambiar experiencias y procesos de investigación formativa alrededor del giro espacial en las ciencias sociales.

El giro espacial se comprende como la incursión o rescate, de las visiones filosóficas centradas en el humanismo, y de alguna manera, relegadas por un enfoque de carácter positivista.  El giro espacial tiene sentido bajo el pensamiento postmoderno del siglo XX, lo que le ha generado a la teoría social un gran abanico de énfasis y desarrollos posteriores. El espacio de esta manera contiene un enfoque territorial y se acerca para los intereses de esta mesa, a un enfoque intersubjetivo, centrado en la mutua influencia entre los espacios subjetivados (los lugares) y las personas: Las personas influyen en la construcción de los lugares tanto como los lugares influyen en los estilos de vida de las personas. Por tanto, el territorio se comprende como la construcción socio espacial de las colectividades en tanto el lugar, es la relación de estas construcciones con los mundos personales intersubjetivos.

Se invita a participar con ponencias donde se desarrollen estos tópicos: Espacio, lugar y territorio; Identidades socio espaciales; Territorialidades y sexualidad; Los lugares globales; Lefebvre y el pensamiento espacial; Género y espacios incluyentes; Jóvenes e inclusión; Espacio público y culturas ciudadanas.

21. La infancia y lo social en Colombia. Prácticas e instituciones.

María del Carmen Castrillón V. y José Fernando Sánchez S., Universidad del Valle

Las configuraciones actuales de lo que podría llamarse gestión social de la infancia, viene mostrando continuidades y rupturas, en virtud de las dinámicas políticas y legales del país, aunadas por la importante complejización de las realidades sociales que escapan a las formas clásicas de protección y asistencia de los niños (accionadas por la Iglesia Católica, por las instituciones filantrópicas o los sectores públicos). Estas formas se encuentran resignificadas en arreglos institucionales, en los que también intervienen las organizaciones de la sociedad civil –nacionales e internacionales-, las empresas, otras religiosidades, las iniciativas ciudadanas individuales, etc. Las dinámicas institucionales de la protección y asistencia de la infancia en Colombia, es una expresión de un Estado social que se debate permanentemente con la ambigüedad, la tensión y la contradicción, evidenciando que por ejemplo, la comprensión y ejecución de las políticas y programas de intervención social dirigidos a los niños tengan entradas diferenciadas y desiguales, poniendo  en jaque un imaginario unitario y universal de la infancia, de la ciudadanía, de los derechos y del bienestar social.

El objetivo central de esta mesa es discutir posibles configuraciones de los modos como se ha significado e intervenido la infancia en el país, en el orden de las instituciones y de las prácticas. En este sentido, sitúa los debates -pasados y presentes- alrededor de la producción de conocimiento sobre la infancia, que vienen a dar sustento a las acciones de protección y asistencia.

22. Metrópoli, subjetividades colectivas, subculturas y tribus urbanas.

Omar Urán y Juan Guillermo Molina, Universidad de Antioquia

Vivir y experimentar la metrópoli  es un hecho que no sólo configura nuestros sistemas de representación del mundo sino que también co-determina nuestras subjetividades y agrupamientos sociales.  Las prácticas culturales urbanas, trátese de subculturas o movimientos, encierran en sí mismas particulares y recreadas manera de vivir en y apropiarse del espacio urbano, en cuanto sistema articulado de objetos y relaciones sociales, que puede presentarse de diversas formas y en diferentes escenarios, bien sea esta experiencia en lugares fijos, como parques, barrios y centros comerciales,  o en circuitos y plataformas de movilidad como lo constituye el viaje en los sistemas de transporte masivo, las rutas de bicicleta o las circuitos de fiesta y rumba o de habitantes de la calle. Bajo todas sus formas y configuraciones el espacio urbano es un universo simbólico plural y en movimiento, donde sujetos y cosas se confunden en una misma unidad visual o paisajística. Indagar cómo los diversas formas o categorías de agrupación social – llámense  subculturas, tribus, clicas o parches —  se relacionan con el espacio urbano y a su vez cómo este espacio posibilita o no su permanencia en el tiempo es algo que nos interesa tratar en esta mesa.

23. Ciudad, Movimientos Sociales y Territorio

Luis Hernando Gómez Ospina. Universidad Pontificia Bolivariana

Objetivos: 1) Reflexionar y problematizar la realidad territorial de la ciudad y de la vida urbana de Colombia. 2) Reconocer las dinámicas y características de la relación de los grupos sociales y el Estado y sus impactos en el territorial.

Un fenómeno recurrente y real en Colombia y América Latina, es la práctica social como una expresión entre intereses públicos y privados y como mediación a la relación de la sociedad con el Estado. Es recurrente así mismo, la definición y redefinición de políticas públicas, en el contexto de conflictos y reivindicaciones sociales desde diversos modos de participación, imaginarios y representación de realidades, toda vez que asistimos a una lógica que requiere territorializar la globalización.  Ésta se instala en cada país y/o región, segmentando funcional y espacialmente procesos productivos, al priorizar rentabilidad y eficiencia con prescindencia de la calidad de vida de los actores sociales comprometidos.

La realidad social contemporánea se expresa en relaciones acompañadas de incertidumbres, intolerancias, polarizaciones, desigualdad en el reconocimiento de derechos. Los asentamientos humanos marcados por una lógica urbana de la ciudad, vinculan a la población en una relación territorial específica, asociando recursos, grupos generacionales, transmisión de conocimientos, competencias e innovaciones.

Así las cosas la vida de la ciudad podría ser escenario de expresiones económicas, de imaginarios urbanos y expresiones comunitarias y sociales innegables.  El Estado, procura un control de la ciudad a partir de la proyección de lo urbano sobre los espacios sociales, generando reacciones en los habitantes.

Se sugieren tres preguntas guía para la mesa:

¿Cómo se constituiría la relación o los procesos de interacción en el orden territorial dentro del contexto de la ciudad y la población? ¿Cuáles son los rasgos y expresiones fundamentales de los movimientos sociales contemporáneos en Colombia? ¿Cómo se expresan las tensiones entre la ciudad propuesta por el estado y la propuesta por los movimientos sociales?

24. Teoría crítica y pensamiento crítico latinoamericano

Martha Elena Grajales Usuga, Hander Andrés Henao, Andrés Mauricio Soto T. Universidad de Antioquia

Objetivos: Crear desde la sociología y las ciencias sociales un espacio de diálogo entre la Teoría Crítica y el Pensamiento Crítico Latinoamericano, donde se analice la actualidad y vigencia de estas propuestas para afrontar los nuevos contextos sociales de América Latina y las condiciones vigentes del saber.

Objetivos específicos: a) Analizar el papel que, en las condiciones mundiales y regionales del saber, juega ahora el Pensamiento Crítico Latinoamericano como una propuesta en vigencia y fortalecimiento del conocimiento. b) Generar un proceso de diálogo entre la Teoría Crítica y el Pensamiento Crítico Latinoamericano, además de corrientes críticas no inscritas a estas dos tradiciones, donde se muestren los puntos en común, las rupturas y los acuerdos existentes entre lo crítico. c) Estudiar la actualidad sociológica y social de la Teoría Crítica como propuesta de análisis e interpretación de los fenómenos por los que ahora atraviesan las realidades sociales latinoamericanas.

Los actuales contextos han significado, para la sociología y las diversas ciencias sociales, un replanteamiento de muchos de los fundamentos y herramientas mediante los cuales se ha construido el conocimiento de lo social. Nos encontramos en una época privilegiada y, a su vez, de grandes retos y procesos de consolidación. Nunca antes el conocimiento —como parte constitutiva y elemental del ser humano— había alcanzado las posibilidades que en la actualidad presenta para su acceso y difusión científica. Las nuevas tecnologías y las nuevas formas de comunicación han facilitado notoriamente este hecho; contribuyendo, además, a su diversificación y difusión fuera de los ámbitos académicos. No obstante, esto no significa la ausencia de grandes y aún más profundas necesidades. Los rápidos cambios en los modos de relación, tanto del conocimiento como de los individuos, así como las transformaciones económicas y estructurales, contrastan con las nuevas formas sutiles de dominación, explotación, masificación y control a las que se ven sometidos actualmente los sujetos.

Preocupándose precisamente por este contraste, el Pensamiento Crítico Latinoamericano (nombre que trata de unificar el interés por el carácter crítico y los intereses de transformación social desarrollados en nuestro continente) y la Teoría Crítica (también conocida con el nombre de Escuela de Fráncfort) han ofrecido herramientas de análisis y diálogo para abordar problemáticas y fenómenos sociales que, por una parte, han sido producto de las particulares condiciones históricas de América Latina y, por la otra, del devenir general de las Sociedades Occidentales. Estas herramientas se han planteado también con el objetivo —por casi todos sus representantes— de generar procesos de emancipación social y trazar así mismo horizontes para la transformación de muchas de las condiciones contemporáneas de nuestras sociedades. Finalmente, ambas propuestas constituyen un campo de acción que dentro de la sociología y las diversas ciencias sociales ofrecen un sentido de conocimiento y diálogo crítico entre las distintas comunidades, bien sean estas científicas o conformadas por diversos grupos sociales no pertenecientes al mundo académico.

Sin embargo, ni la Teoría Crítica ni el Pensamiento Crítico Latinoamericano se puede reducir el uno en el otro. Se trata más bien de fortalecer el diálogo, los puntos en común y las preocupaciones mutuas existentes entre ambas. Este fortalecimiento —como parte del saber en general y como una necesidad de la sociología y las ciencias sociales en Colombia y América Latina— busca problematizar el papel que actualmente desempeña lo crítico en un mundo inevitablemente más unido por los medios de comunicación y las relaciones de interacción; económicamente más frágil por las crisis económicas y el déficit público; políticamente más complejo por los procesos de inclusión y la generación de nuevos derechos para ciertos grupos y personas; socialmente más desigual por la distribución de la riqueza y los procesos de exclusión a los que se ven sometidos las poblaciones; etc.

Con respecto al Pensamiento Crítico Latinoamericano, se viene dando un fuerte proceso de consolidación donde se ha tratado de construir nuevas epistemes y saberes capaces de intimar más cercanamente con las realidades de nuestras sociedades. Es una apuesta seria por reconfigurar críticamente el significado histórico y los cánones occidentales mediante los cuales se ha construido el conocimiento en América Latina. Conociéndose así esto, el primer reto a formular sería la pregunta por la capacidad del pensamiento crítico latinoamericano para hacer frente a los nuevos contextos sociales y las actuales condiciones del saber.

Ejes temáticos:
a) América Latina: nuevas epistemes y condiciones del saber
b) Cuerpo y trabajo
c) Estética y sociedad
e) Subjetividad, emancipación y crítica de la cultura
d) Teoría Crítica, conflicto y ¿postconflicto?
f) Teoría Crítica y estudios de género

25. Pensamiento Crítico Latinoamericano y Ciencias Sociales en América Latina.

Jaime Rafael Nieto López. Semillero GEMA: Grupo de Estudio Marx y América Latina. Universidad de Antioquia

Dos grandes desafíos enfrentan el pensamiento crítico y las ciencias sociales contemporáneas en América Latina: por un lado, el desafío de tener que dar cuenta de la emergencia de nuevas realidades, más complejas y dinámicas, y,  por otro lado, el desafío de su actualización, tan inquietante y complejo como el primero, casi siempre articulada a la necesidad de relecturas críticas de tradiciones intelectuales y culturales establecidas. No son desafíos aislados el uno del otro, sino entrecruzados y conjugados. ¿Cómo encarar estos desafíos, desde qué perspectivas teóricas? ¿Se trata sólo de afinar teorías y métodos, de lograr un mejor contacto con las nuevas realidades, de revisar y “poner a tono” con esas nuevas realidades trozos o rasgos de teorías y enfoques ya ensayados, ponerlos a la “moda” de las nuevas ciencias sociales occidentales? En la tradición del pensamiento hegemónico de la modernidad, e incluso del pensamiento crítico convencional eurocéntrico, las respuestas a estos interrogantes  no podrían ser sino afirmativas. Para una perspectiva propia del pensamiento cítrico latinoamericano, las respuestas tendrían que ser más complejas, creativas y abiertas en las que no se trataría tanto de actualizar como de revisar, no tanto de modernizar como de autenticar.

El pensamiento crítico latinoamericano sin duda goza de una amplia trayectoria en la tradición intelectual latinoamericana. Por lo menos desde el célebre Nuestra América del cubano José Martí a fínales del siglo XIX y los Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana, del marxista peruano José Carlos Mariátegui a comienzos del siglo XX, pasando por el finisecular Ariel del uruguayo José Enrique Rodó de 1900 y la valiosa experiencia intelectual y literaria del modernismo latinoamericano, el pensamiento crítico latinoamericano se ha convertido en poderoso referente intelectual y cultural en el proceso de construcción de las ciencias sociales latinoamericanas, y particularmente de la sociología desde mediados de los años 50s del siglo XX.

Dos elementos de contexto adicionalmente justifican la pertinencia de una reflexión actualizada sobre pensamiento crítico y ciencias sociales en América latina. Por un lado, la globalización neoliberal hegemónica, y correlativa a ella la hegemonía del llamado “pensamiento único”, que glorifica el individualismo obsceno tanto como el mercado. Tanto los artífices como los ideólogos de esta globalización hegemónica, la celebran como la expresión última de la modernidad, cuya fuerza irresistible, inmanente, necesaria y universal se impone a todos las sociedades del mundo y de la cual no hay escapatoria. Una suerte de actualización de la narrativa eurocéntrica de la modernidad, que piensa y organiza a la totalidad del tiempo y del espacio, a toda la humanidad, a partir de su propia experiencia, colocando su especificidad histórico-cultural como patrón de referencia superior y universal

Por otro lado, desde finales de los años sesenta, las sociedades del capitalismo tardío experimentan, en términos culturales, un fastidio y decepción con el proyecto de la modernidad, y  la “pérdida de horizontes de sentido” se acompaña de la llamada crisis de paradigmas. En América Latina, la universalización y esplendor del discurso postmoderno coincide con el declive y la crisis de los paradigmas optimistas de la modernización instaurados desde finales de los años sesenta, bien bajo la modalidad del desarrollismo de las teorías de la modernización y de la Cepal, bien bajo la modalidad del discurso crítico revolucionario de los dependentistas y las corrientes revolucionarias de izquierda de inspiración marxista y el reflujo de la teología de la liberación. Pero, a su vez, la crisis de los proyectos optimistas de la modernización es relevada por el auge de las teorías neoliberales y neoconservadoras, que embotan con muchos de los postulados teóricos y las críticas del discurso postmoderno. ¿De qué manera impactan tales percepciones subjetivas y las nuevas avanzadas del discurso postmoderno sobre la experiencia cultural de A. Latina y las ciencias sociales de la región?  ¿Cómo dialoga críticamente el pensamiento latinoamericano crítico con la tradición euronorcéntrica de la modernidad occidental y sus detractores postmodernos, como también con cierto pensamiento colonizado latinoamericano? ¿Qué aspectos, temas y perspectivas, de la teoría de la dependencia de los años 60s y 70s del siglo pasado, del pensamiento decolonial de comienzos del siglo XXI y de la llamada Epistemología del Sur,  contribuyen a esta actualización del pensamiento crítico latinoamericano y de las ciencias sociales de la región?

26. Teorías sociológicas: clásicos y contemporáneos.

Andrés Londoño y Rafael Rubiano, Universidad de Antioquia

El final del siglo XX ha traído para la sociología cambios y transformaciones paradójicas. Junto a la crisis de paradigmas en el que no hay predominio de una corriente específica de pensamiento se ha generado una sociología que privilegia lo empírico en su sentido más raso así mismo se ha vuelto moda la sociología de carácter periodístico o anecdotario en la que domina no el rigor conceptual, menos aún, la creatividad interpretativa o la construcción de nuevos modelos de comprensión, sino lo banal, lo fugaz y lo circunstancial. Al parecer una crisis de identidad y ante todo una carencia de la innovación constituyen los rasgos de las tendencias sociológicas de los últimos tiempos, a lo que se añade un socavamiento de la enseñanza y del aprendizaje de sociología en la que pasan los clásicos al baúl de lo ajeno, extraño y nostálgico, cuando no de lo inservible, y se ha impulsado una sociología que privilegia las modas intelectuales sin diálogo y recepción crítica. Por todo ello se hace necesario pensar las tendencias de la sociología de hoy en cuenta a la teoría y en particular reflexionar sus lazos con la investigación empírica así mismo con la enseñanza en el mundo académico.

El objetivo de la mesa es plantear la situación de las teorías sociológicas en la actualidad, tratando de descubrir el velo que se cierne sobre ellas tratando de cubrir sus tendencias y panoramas. Se busca construir un espacio de discusión donde se pueda realizar una evaluación de la situación y el lugar hoy de las teorías sociológicas tanto clásicas y contemporáneas pensando en lo que constituye un balance general y sus alternativas y perspectivas actuales. En dicho sentido la mesa construye un espacio de interlocución que se oriente a evaluar las tendencias como los horizontes de las teorías sociológicas clásicas y contemporáneas mediante criterios de evaluación que permitan ubicarlas en el contexto nacional, continental y mundial.

Se reciben trabajos que se inscriban en los anteriores criterios, que elaboren preferiblemente análisis sobre el papel de los clásicos y contemporáneos en clave de lectura de la actualidad. Igualmente los trabajos se pueden presentar siempre y cuando estén relacionados con autores, obras o temáticas y problemas vinculados con los teóricos o las teorías sociológicas. Se recibirán trabajos que se refieran igualmente a corrientes, escuelas, tendencias o paradigmas de pensamiento, que tengan como contexto los lineamientos aquí erigidos y expuestos. Los trabajos pueden responder a los escenarios locales, nacionales, continentales y mundiales, toda vez que se construyan vínculos y nexos con los problemas planteados por las teorías clásicas y contemporáneas.

27. Sociología de la experiencia moderna

Einer Mosquera, Universidad de Antioquia y Lorena Cervantes, UNAM-México

Objetivo: Convocar profesionales y estudiantes interesados en la teoría sociológica con el fin de nutrir los debates en torno a la teoría de la modernidad desde el punto de vista de la experiencia.

La teoría sociológica se ha ocupado extensiva e intensivamente de dar cuenta del mundo moderno: a través de fenómenos como la racionalización, la secularización, la alienación o la globalización, ha podido aproximarse a lo que es la modernidad, y al mismo tiempo ha ampliado y afinado sus análisis para explorar los tipos de subjetividad a que ha dado lugar la vida moderna. Así, la sociología ha podido abordar con mirada crítica las repercusiones de esos procesos en la vida anímica de los individuos, esto es, sus consecuencias humanas, situando sus análisis en lo que ha sido llamado el locus de la modernidad: las grandes ciudades.

Bajo el entendido de que no hay una modernidad, sino modernidades, esta mesa se propone intercambiar puntos de vista acerca de lo que es la experiencia de la modernidad a partir de diferentes corrientes y líneas temáticas, ya sea desde la articulación de propuestas teóricas, o desde la aplicación de dichos marcos teóricos a la realidad colombiana y latinoamericana.

28. Conflicto, guerra y paz en Colombia.

Marco Antonio Vélez Vélez, Jaime Rafael Nieto López, Luis Javier Robledo Ruíz, Gerardo Vásquez Arenas, Jorge Eduardo Suárez.  Universidad de Antioquia

El conflicto, la guerra y la paz históricamente ha sido un eje configurativo de las ciencias sociales en Colombia, particularmente de la sociología. Hoy este eje adquiere especificidades en relación con la coyuntura de paz adelantada por el gobierno nacional y  las guerrillas.

Abordar la problemática del conflicto, la violencia y la paz en Colombia, constituye un verdadero reto para las Ciencias Sociales contemporáneas y, particularmente, para la sociología colombiana, toda vez que la realidad nacional, desde hace más de medio siglo se ha movido en unas persistentes expresiones de conflictividad e intentos de solución política negociada de los conflictos, en particular del conflicto armado, lo que ha llevado a que por largos años la vida del país haya tenido como su principal escenario la expectativa de paz por la vía negociada;  ello sin perder de vista que la guerra también ha sido, al igual, una apuesta que sectores de la vida nacional han hecho para mantener por décadas, una dinámica de enfrentamientos, de crisis y de desarticulación del escenario político colombiano.

Actualmente estamos en un proceso de negociación, que se erige como una coyuntura central de la nación, y que podría culminar con la firma  de los acuerdos de paz entre el  gobierno nacional y de los actores armados, abriéndose así un nuevo ciclo político pensado en términos del posconflicto, que inevitablemente planteará, eventualmente, retos y exigencias a la académica colombiana y a los sectores dirigentes, por cuanto habrá que idear formas de atender los diversos factores del conflicto que otrora desataban distintas formas de violencia y conflictividad a lo largo y ancho de la geografía nacional.

En tal sentido, una temática de esta naturaleza, propuesta para un Congreso Nacional de sociología, constituye un importante eje de reflexión crítico y de aporte por parte de las ciencias sociales, y en particular, de la sociología, quien hoy esta llamada, en especial desde la universidad y desde la investigación académica, a ofrecer elementos interpretativos, valoraciones teóricas y formulación de hipótesis y análisis sobre los antecedentes, la evolución y el escenario a corto y mediano plazo de las posibilidades de convivencia. Pero también una temática de reflexión para este Congreso, debería mostrar particularmente, el desarrollo y la configuración del nuevo escenario político y la evolución de la manera como diversos sectores de la vida nacional, podrán asumir el papel de la política y la democracia en la construcción de nuevas sociabilidades políticas y de un orden político social, más justo y democrático.

29. Investigación formativa, cultura de la investigación y Metodologías de investigación en Ciencias Sociales

Rommel Cabrera Sosa, Universidad de Antioquia.

La mesa de “Investigación formativa, cultura de la investigación y Metodologías de investigación en Ciencias Sociales” se propone aportar a las discusiones que se han generado en la sociología y las ciencias sociales en torno a la promoción de la cultura de la investigación, la generación de comunidades académicas y redes de investigación, así como el potencial generador de nuevos enfoques y perspectivas metodológicas en las ciencias sociales y humanas que inciden en la toma de decisiones con respecto a las formas de abordaje de los objetos sociales del conocimiento y sus procedimientos, a partir de experiencias concretas de investigación.

Objetivo General: Propiciar el diálogo y la confluencia de saberes que desde la investigación en las Ciencias Sociales y Humanas permiten la generación de conocimiento, a partir de la diversidad de teorías y opciones metodológicas propuestas por los participantes.

Objetivos Específicos: a) Incentivar el debate sobre la investigación en sociología con la participación de diversos sociólogos (as) de Colombia y de América Latina. b) Compartir experiencias de investigación formativa y propuestas metodológicas de investigación que generen nuevos escenarios y perspectivas de indagación en el concierto de la Sociología y las Ciencias Sociales y Humanas. c) Refrescar los acumulados del saber sociológico propio de Colombia y América Latina, aportando al estado actual de la investigación social y los debates que acompañan el surgimiento de nuevas propuestas teórico-metodológicas que afronten nuestras problemáticas sociales.

Líneas temáticas
1.           Investigación formativa
2.           Cultura de la investigación
3.           Estrategias metodológicas y herramientas informacionales
4.           Nuevas perspectivas teórico-metodológicas en las Ciencias Sociales y Humanas
5.           Reflexiones históricas sobre el desarrollo de métodos y técnicas en las Ciencias Sociales y Humanas
6.      El debate sobre la investigación-intervención en las Ciencias Sociales y Humanas.
7.      Prácticas y experiencias de la investigación en las Ciencias Sociales y Humanas

30. Herbert Marcuse. Teoría Crítica de la Sociedad (Escuela de Frankfurt) y Sociología

Federico Vélez Vélez. Universidad de Antioquia.

En 2014 se cumplen 50 años de la publicación original de El Hombre Unidimensional. El libro de Herbert Marcuse ha sido considerado por algunos como la máxima expresión del descontento de diversos grupos sociales que, en la Norteamérica de comienzos de los años sesenta del siglo veinte, cuestionaron radicalmente las formas sociales y culturales que habían surgido en los Estados Unidos tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Para otros, la obra de Marcuse fue, más bien, la instigadora de las protestas de estudiantes y jóvenes que tuvieron lugar en la Europa de finales de los años sesenta, protestas que alcanzaron su punto más alto en el verano sideral de 1968 y que concluyeron con el estupor causado por la incapacidad de dichos grupos para cambiar las formas políticas propias de esas sociedades. Tanto para los primeros como para los segundos, sin embargo, El Hombre Unidimensional es un texto “de época”. Ellos (sociólogos históricos, politólogos históricos, historiadores) lo conciben como un libro útil para recrear los contextos en los que se inscribieron las acciones y los procesos políticos y culturales que constituyen el objeto de sus investigaciones. A este respecto, ya Walter Benjamin, en la decimosexta de sus tesis “Sobre el concepto de historia” había escrito: “El historicista postula la imagen ‘eterna’ del pasado; el teórico del materialismo histórico hace de ese pasado una experiencia única en su tipo. Deja a otros la tarea de agotarse en el burdel del historicismo con la puta ‘érase una vez’.” Así, El Hombre Unidimensional es pocas veces tomado como una obra que, en sí, pueda ser el origen de investigaciones que se remitan a condiciones sociales diferentes a aquellas en medio de las cuales fue escrito. La celebración del cincuentenario del texto de Marcuse debe servir, precisamente, para relacionar los argumentos desarrollados en El Hombre Unidimensional con nuestro presente.

Con esta mesa se busca explorar las diversas conexiones que existen entre la Teoría Crítica de la Sociedad (Escuela de Frankfurt) y la sociología. Aunque, por lo general, se suele pasar por alto que una y otra no son idénticas, tanto Herbert Marcuse, como Theodor W. Adorno y Max Horkheimer subrayaron insistentemente sus diferencias. Con ocasión de la celebración de los cincuenta años de la publicación de El Hombre Unidimensional se quiere centrar la discusión y el debate en la relación que existe entre la sociología y la Teoría Crítica de la Sociedad en la obra de Marcuse, en general, y en este libro, en particular. Aun así, serán bienvenidas ponencias que discutan los vínculos entre Teoría Crítica y sociología establecidas por otros pensadores asociados con la Escuela de Frankfurt (T. W. Adorno, H. Dubiel, S. Gandler, H. Grossman, J. Habermas, A. Honneth, M. Horkheimer, H. Joas, O. Kirchheimer, A. Kluge, L. Lowenthal, O. Negt, F. Neumann, F. Pollock, G. Rusche, A. Schmidt, entre otros)

Anuncios